No existe la ciencia de los principios ni la de los finales.

Reflexiones & Sediciones

No existe la ciencia de los principios

ni la de los finales.

 

Ni los párpados cerrados

sobre el lecho de muerte

ni el grito del que nace

y atestigua la vida

saben gran cosa de sí mismos -aunque algo sepan-:

morir, nacer, amar

caer justo en el medio

y ser tan sólo tránsito

que mora entre la fugacidad ebria de la piel

y el vértigo de la palabra por decir

 

¿Pero qué ha sido del silencio?

 

Su cuerpo blanquecino de pájaro

                                      yace abatido sobre el rumor de unos labios

heridos por la sal de cada día

donde no cabe el abandono

ni el sosiego

sólo cabe labrar e inventar los ritos

enhebrar los hilos y desdibujar los enigmas

demorarse en el envés de todas las cosas

para recobrar…

Ver la entrada original 15 palabras más

Blog de WordPress.com.

Subir ↑