Reverberación

Basta tan solo una mirada
en los ojos del niño
para que reverbere entero el pasado

E involuntariamente irrumpa
arremolinándose en el iris
lo que quiso ser y lo que fue

Se agolpan súbitamente
las escenas, las decisiones,
los azares intranquilos, los gestos recobrados

Jugamos con la infancia y el pasado juega también
asciende a través de las venas
e inunda la sangre con un sabor especiado

Mientras tanto olvidamos quienes somos
inmersos en los alegres pasatiempos
de un dios menor

¿No fuimos acaso ese dios alguna vez?

¿Qué propició nuestro exilio de los rumores
marinos contenidos en aquella caracola?

El mundo está ahí, delante, impaciente y cruel
y ni las diversiones momentáneas de un niño
pueden aplacarlo

Sin embargo, un eco permanece entre los párpados
recordando la sed y la esperanza que somos
y por qué merece la pena dejarse la vida.

Mario Espinoza Pino

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: