Nuestra parte de la ciudad

Te amo como un animal, simplemente,
De un amor sin misterio y sin virtud
Con un deseo masivo y permanente.

Vinicius de Moraes, Soneto de amor total

He recorrido la ciudad
piedra ensoñada
desde la catedral
hasta la sinagoga
imaginando tu voz por las esquinas

susurrando entre jardines
y plazas soleadas
allí donde la luz del invierno
descubre su corazón más leve
y danza

y he caminado sobre el antiguo puente
buscando un signo
o una huella, un poso
una señal de ti: una ciudad
dentro de la ciudad

un recodo solo nuestro
en el que tu sonrisa
acaricia el mediodía
con promesas que desbocan
las aguas del río sobre la noche

quisiera permanecer allí
por siempre
atado a tus caderas
y hasta el último resuello
en el abrazo de tus piernas

para después poder reírnos
como lo hacen los niños
que ocupan en su risa toda la mañana
mientras los días se hacen más largos
y mueren los enigmas en su boca.

Mario Espinoza Pino

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: