Los nuevos objetivos de Podemos: Madrid y el municipalismo

Allá en 2014, cuando los focos sonreían a Podemos y la formación morada soñaba con ser el nuevo partido de masas, el partido de la “gente”, la cuestión municipal dio lugar a un enconado debate entre los círculos más militantes y la dirección del partido. Había que decidir si se concurría o no a las elecciones locales. Vistalegre resolvió la discusión de forma conocida: Podemos no se presentaría a las elecciones municipales de 2015 como tal. La “maquinaria electoral” de Claro Que Podemos -“levantando la cabeza” y haciendo un “análisis frío”- decidió saltar por encima de los ayuntamientos, temerosa de “manchar” su marca. El más mínimo error, decían, podía frenar el objetivo fundamental de todo el proceso político: presentarse como una alternativa real en las generales. Por supuesto, la formación participó de manera indirecta en los comicios locales formando parte de diferentes candidaturas municipalistas, pero siempre desde espacios que no comprometiesen las dimensión orgánica del partido, ni su reputación ante los medios.

Salvo en grandes áreas metropolitanas como Madrid o Barcelona –cuyas alcaldías prometían amplios réditos mediáticos- el municipalismo no era demasiado interesante para un partido que carecía de arraigo territorial, justo aquello que sí poseían esos “activistas que -según su caricaturesco documento político– hacían política-estética para sí mismos” en diferentes pueblos y ciudades. Además, los ayuntamientos parecían una pieza demasiado pequeña y difícil de controlar para un partido que apostaba por “asaltar el Estado” de arriba a abajo (y no al revés). Pero tras la significativa pérdida de votos durante las pasadas elecciones, las circunstancias han cambiado. Envuelto Podemos en un proceso de consolidación de estructuras y sometido a las disputas fraccionales, la cuestión municipal ha vuelto a ponerse en juego. Así lo indican las actuales elecciones para el Consejo Ciudadano de Madrid, donde se habla -si bien de manera bastante superficial- de municipalismo. De hecho, por ahora “municipalismo” no es más que un mero significante, una simple palabra en boca de muchos.

Ahora bien, y más allá de Podemos, el municipalismo democrático no ha dejado de pensarse a sí mismo, trabajando autónomamente y enfrentando diversas contradicciones y retos con mejor o peor fortuna. Durante los últimos meses lo ha hecho, además, tanto a escala madrileña como federal. Este año y medio de “ayuntamientos del cambio” ha dado incluso para perfilar diferentes estilos de gobierno según las prácticas y los enfoques. Por decirlo esquemáticamente, hoy parece clara la línea divisoria entre quienes abogan por el gobernismo y quienes apuestan por el autogobierno. Por un lado tenemos una nueva élite política -autonomizada de sus propios entornos sociales- que aboga por la gestión, la neutralidad de la institución y por emprender cambios de baja intensidad -aunque, por supuesto, mediáticamente rentables-. Todo ello acompañado, cómo no, de la repetición ad nauseam de eufemismos típicos de la “política profesional” (“responsabilidad política”) o eslóganes progres como “el gobierno para todos”. Como si de una contraimagen del gobernismo se tratase, el autogobierno apuesta por la profundización de la democracia local, un proyecto que implica asumir el conflicto y la construcción de un movimiento municipalista como palancas para la transformación social. O, de otro modo: fidelidad a unos programas políticos sólidos, capacidad de antagonismo y voluntad política para revertir la acumulación por desposesión acometida por el neoliberalismo made in Spain. En definitiva, consciencia de que no se gobierna para todos, sino de parte de la justicia social y de un seísmo que comenzó un 15 de mayo.

Como decíamos más arriba,  el municipalismo ha entrado de nuevo en escena para Podemos, pero la cuestión es qué tipo de municipalismo será el que inspire las líneas políticas de la formación morada en la Comunidad de Madrid. Desde luego, si son las inercias gobernistas y moderadas, será imposible contrarrestar el expolio que padecen los ayuntamientos o acometer transformaciones significativas. Asistiremos a un nuevo proceso de burocratización política y -más allá de la retórica de la descentralización- al enésimo intento de imponer una dirección desde arriba sobre el espacio municipal. Una agenda política sensible con el municipalismo debería ir más allá de juegos retóricos y atreverse a  hablar en términos de autonomía local, entre otras cosas porque Podemos no se presentó como tal a las elecciones municipales. Tendría, sobre todo, que hacerse cargo de los contenidos más ambiciosos de los programas del municipalismo y apoyar las políticas que emergen de los ayuntamientos y sus asambleas. Es decir, lograr eso de lo que siempre se ha hablado y jamás se ha hecho en la formación morada: favorecer al toma de decisiones desde abajo y operar  como un elemento capaz de amplificar la agencia política de los municipios, reduciendo al mínimo las injerencias dirigistas.

La remunicipalización de los servicios privatizados, la auditoría ciudadana de la deuda, la creación de nuevos centros sociales -autónomos, no “de partido”- y la construcción de vínculos con los movimientos y plataformas activas del territorio (PAH, Yo Sí Sanidad Universal, RSP’s, organizaciones en defensa de los servicios públicos) son ejes de trabajo del movimiento municipalista que pueden orientar un proyecto para la Comunidad de Madrid. La cuestión será sí el próximo Consejo Ciudadano de Madrid y su Secretaría tendrán el coraje político para acompañar e impulsar un programa ambicioso y decididamente transformador. Un programa que exige dejar a un lado mensajes edulcorados de “amabilidad y seducción” para plantearse, por fin, una política comprometida con la justicia social. Es decir, desde organizar campañas por la desobediencia de la Ley Montoro -que lastra las capacidades de los municipios- hasta antagonizar con los caciques y grandes lobbies de los territorios. Si se sigue la senda de la moderación y se rehúsa el conflicto, insistiendo en una política de gestos, Podemos -en sus escalas intermedias- se convertirá en un sustancioso nicho de puestos políticos, pero difícilmente servirá como herramienta para dar un vuelco en positivo a las condiciones de vida de la gente. Y se supone que había nacido para eso. Nuestras ciudades -mestizas, trabajadoras y cada vez más golpeadas- requieren políticas capaces de empoderar a la mayoría social, algo que va mucho más allá del target político de Podemos en las últimas elecciones: unas clases medias en declive a las que se alude, día sí, día también, con un repetido “los que faltan”. Y es que de la ciudadanía ficción imaginada por algunos -“transversal” sólo en términos electorales- a la ciudadanía real -con género, clase y diferentes colores- hay un mundo. Todo un mundo por ganar y transformar.

 

Mario Espinoza Pino

Publicado en Público el 14 de septiembre de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

El Cuaderno

cuaderno digital de cultura

Beatriz Gimeno

Todos mis artículos, libros, entrevistas y conferencias

Reflexiones & Sediciones

Mario Espinoza Pino

De abajo arriba

El blog de Javier Rodríguez Alcázar

Santiago Eraso Beloki

Arte, cultura, ética y política

cuaderno crítico

Alberto Santamaría. Ensayo, crítica, poesía

Marx desde Cero

Blog dedicado al estudio de Carlos Marx y el marxismo

Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Arquitectura contable

Notas al margen: 42 y alguna más

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close